30 enero 2007

La Posada del Ronquido

El sábado pasado me fui a visitar Guadalupe. Me hospedé en La Posada del Rincón, en un lugar fantástico y con vistas al Monasterio. Me quedé en la habitación número 17, casualmente esta habitación está unida a la 18 por una puerta interior, por lo que quedas a espensas del ruido que hagan los del cuarto de al lado. Me tocó un "vecino" que roncaba acompañado de dos niños. La noche fue terrible, estuve de dos a cinco de la mañana despierto. Pero ahí no acaba todo, ya que los niños se despertaron a las 8:30 jugando y con la tele encendida (no hay limitador de volumen). Podía escucharse a su madre comentándoles a los niños el motivo por el que hay que cortarse las uñas.

Les he enviado un email comentándoles lo ocurrido y me reponden que si les hubiera avisado lo habrían solucionado. No sé si lo que pretendían era que bajase a las 4 de la mañana para que me diesen unos tapones para los oidos, darle unas gotas nasales al roncador o meterme en otra habitación, algo imposible, ya que el hotel estaba lleno y de ahí que nos diesen esa habitación.
La habitación doble costó 65 euros la noche, vamos, que no era pensión manolita.

Lo único que me queda es no recomendar dormir en este hotel, tanto aquí como en otras páginas de opinión sobre hoteles y de viva voz a quien me pregunte. Así que si van a Guadalupe no vayan a La posada del Ronquido.

3 comentarios:

gonzo dijo...

Pobre Virgo. Espero que al menos, en lo que me supongo sería tu "escapada de bienvenida a la treintena" estuviese bien acompañado. Se hace más ameno estar despierto a esas horas. Un abrazo

mastropiero dijo...

La próxima vez que vayas a Guadalupe avisame, que Guadalupe es mucho más de lo que se ve a simple vista o lo que te enseñan los folletos.

Y lo de la posada... eso te puede pasar en cualquier sitio, es más, eso te pasa por no irte de copas hasta las 5 la mañana.

Un saludo y espero que recuperes el sueño.

virginio dijo...

Si es que hacía mucho frío, y no estaba la noche para estar de copas por ahí hasta las tantas...

Lo que quizás me haya molestado ha sido el mail de respuesta que no ha sido muy conciliador que digamos, pero en fin, que puede pasar en cualquier sitio...

Respecto al sueño, ya está recuperado.

Abrazos